calentamiento global soluciones

¿Podremos detener el calentamiento global? Hay esperanza en la agricultura orgánica

calentamiento global soluciones

foto: DigaoSPBR

El panorama ecológico no parece muy auspicioso gracias al calentamiento global. Las administraciones mundiales aún deben lidiar con el poder de que ejercen los poderosos lobistas de combustibles fósiles a quienes solo les interesa continuar con sus negocios tal como los han llevado hasta el momento.

Pero, a pesar del panorama, hay una poderosa fuerza regenerativa de recursos que puede cambiar esta situación: los alimentos orgánicos y la agricultura y ganadería en torno a estos. Estas estrategias pueden ejercer tener consecuencias menores sobre el terreno y revertir las consecuencias sobre el clima tan variable en diversas partes del planeta. Solo hay que reconocer su poder e instituirlo masivamente.

El problema de la agricultura moderna

La producción masiva de alimentos ha hecho que las industrias productoras se basen en métodos que trabajan rápido, y que a cambio alteran considerablemente la calidad de los alimentos resultantes.

Actualmente el 15% de los gases contaminados del aire se deben a la deforestación. Esto hace difícil que se mantenga el carbón en el suelo. Sumado a esto la agricultura industrializada, trabaja requiriendo gran cantidad de energía, lo que incluye en gran parte a la combustión a base de petróleo.

También debemos considerar a la agricultura intensiva feedlot, que es una de las causas de presencia de metano en la atmósfera. Además, la fertilización con agroquímicos también afecta el aire respirable. Estos son factores que contribuyen en gran parte al calentamiento global y que deben cambiar.

Los beneficios de la agricultura orgánica para detener el calentamiento global

La agricultura orgánica forma parte de una propuesta para realizar alimentos mucho más saludables. Pero dado que forma parte de una producción masiva en el mundo, esto también influye en el calentamiento global mundial. Veamos por qué.

El suelo en este sistema se mantiene mediante métodos más que ideales. La rotación de cultivos, las asociaciones simbióticas, los fertilizantes orgánicos y los cultivos mixtos son la regla a seguir. Todo esto hace que conserven sus nutrientes y también tenga más humedad natural.

Al no empleas agroquímicos artificiales, las capas subterráneas de agua no se verán afectadas. El empleo de compostas, estiércol y la producción de una mayor biodiversidad, reducen la posibilidad de afectar nuestra fuente de vida. Por eso los gobiernos de Alemania y Francia han adoptado este tipo de producción en el plano económico.

La carencia de combustibles reduce el efecto invernadero, lo cual favorece la calidad del aire que respiramos. La labranza mínimo y la continua devolución de residuos al suelo, incrementan el nivel de carbono en el suelo.

Debemos recordar que esta producción mejora inigualablemente la biodiversidad. El uso de semillas adaptas, en lugar de las modificadas hacen que supervivan las plantas que realmente estén adaptadas a las variaciones climáticas. Las zonas naturales junto a los cultivos deliberados, propician el desarrollo de más variedad biológica.

Esto hace que crezcan los insumos en torno a este tipo de producción de alimentos, con el beneficio inigualable de establecer finalmente esta práctica.

Conclusión

Cuando se habla del calentamiento global siempre se reprende a los consumidores, y se les dice que deben usar menos la electricidad y andar en bicicleta. Y eso está bien, ya que forma parte de concientizar a todo el mundo sobre el problema.

No obstante, el verdadero problema no es lo que usan los consumidores, sino lo que les proporcionan las industrias en el mundo en que se desempeñan. Es por esto que cambiar la agricultura industrializada por la orgánica, es el primer paso para eliminar el calentamiento global.

¿Podremos detener el calentamiento global? Hay esperanza en la agricultura orgánica
3 (60%) 1 vote
Publicado en Contaminación y etiquetado , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *