Contaminación Acústica

Que es la contaminación acústica?

ruido-contaminacion-acusticaLa contaminación acústica es algo a lo que habitualmente no solemos prestar demasiada atención hasta que no nos afecta de forma personal. En muchas ocasiones no nos damos cuenta de que en realidad se trata de un verdadero problema de salud pública. Ello se debe a que cada vez estamos más expuestos a este tipo de contaminación y al final, acabamos por aceptarlo como algo normal. Las Ordenanzas Municipales establecen un límite máximo de decibelios permitido para el día y otro distinto para la noche. El período diurno, que comprende desde las 7.00 hasta las 22.00 horas, permite un máximo de 32 dB y de 25 dB para la noche, en horario de las 22.00 a las 7.00 horas.
No solemos ser conscientes de los problemas que nos puede acarrear a corto y largo plazo. Estos problemas pueden ser de distinta índole.

PRoblemas debidos a la contaminacion acustica

Problemas físicos
Cuando la contaminación acústica es muy elevada, puede acarrearnos verdaderas patologías físicas, entre las que podemos encontrar dolor de oídos, dolor de cabeza y acúfenos residuales, es decir, esos molestos ruiditos que persisten en nuestros oídos y en nuestra cabeza después de estar expuestos a una elevada intensidad de sonido.
Problemas psicológicos
Los problemas físicos no sólo pueden manifestarse en forma de dolor o molestia en una u otra parte de nuestro cuerpo. Muchas veces, dichos problemas físicos tienen manifestaciones psicológicas y / o emocionales que pueden llegar a ser tan importantes, o incluso más que las anteriores. La proliferación cada vez mayor en las calles de los vehículos a motor, puede provocar alteraciones en el ritmo de sueño de las personas que trabajan de noche o que tienen cambios de turno en su actividad laboral. Esas alteraciones pueden llegar a desembocar, y de hecho lo hacen, en situaciones de estrés, ansiedad, o incluso problemas depresivos.
Problemas de absentismo laboral
La ansiedad y el estrés que pueden provocar la contaminación acústica son un motivo frecuente de absentismo laboral derivado de la falta de rendimiento en los puestos de trabajo como consecuencia de estas patologías.

Que podemos hacer para evitar la contaminación acustica

Cuando la contaminación acústica se convierte en un verdadero problema que afecta a nuestra salud, podemos combatirla de distintos modos.
-Una posible solución sería el “aislamiento” de nuestras viviendas con la colocación de dobles ventanas para minimizar en la medida de lo posible que el exceso de ruido llegue a nuestros hogares. También podemos utilizar tapones auditivos para que nuestro sueño no se vea interferido por la contaminación acústica.
-Si la contaminación acústica está afectando a nuestra vida de tal modo que ni con las medidas anteriores se solucionan los problemas, nuestro médico puede prescribirnos medicaciones que pueden paliar los síntomas.
-Es obligación legal que en trabajos en los que los decibelios son elevados, los trabajadores utilicen protectores auditivos, por lo que es importantísimo respetar dichas indicaciones.
-En las ocasiones en las que se incumplen las normativas, bien por parte de convecinos o locales cercanos a nuestro domicilio, entonces se impone la actuación de la autoridad legal para solucionarlo.

Contaminación Acústica
4 (80%) 1 vote
Publicado en Contaminación y etiquetado .

Un comentario

  1. Encuentro un poco flojo este artículo. Habría que proponer multas añadidas por un concepto poco tenido en cuents: allanamiento de morada. Mucha gente dice “en mi casa hago lo que quiero” y olvidan que su cass son los metros cúbicos desde el techo al suelo y desde paredes y ventanas hacia adentro. Si canto a grito pelado mientras tiendo la ropa en el patio comunal y los vecinos nos lo tenemos que tragar, es por fslta de educación ciudadana. No defendemos nuestros derechos al silencio del patio, que es un espacio comunal que no debo invadir con mis alaridos. Lo mismo ocurre con aquellos que bajan las escaleras interiores dando saltos selváticos o riéndonos a carcajadas. O si nos tenemos que tragar el taconeo o el arrastrar muebles del vecino de arriba. Lo.mismo ocurre con nosotros mismos. Si obligamos al vecino a escuchar la misa en tve2 o los gemidos de “un revolcón” (esto último más llevadero) estamos INVADIENDO su vivienda porque le obligamos a escuchar los ruidos de nuestras actividades diarias.

    Radios, TVs, Pcs o cualquier otra actividad durante el día, que te impida, pensar, estudiar, leer o simplemente conversar sin que tus palabras se mezclen con las del vecino, es una invasión de tu vida privada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *